jueves, 29 de agosto de 2013

Escapada al Norte

Hace unos días decidimos ir a dar una vuelta por La Rioja, y probar los caldos tan buenos que dan por esas tierras. Tras buscar en varios sitios, nos decantamos por una casa rural en Ezcaray. Un lugar apartado en plena naturaleza que nos permitía desconectar totalmente del bullicio de la ciudad y tener un campamento base desde el que poder llegar a las diferentes bodegas fácilmente.

Llegamos el viernes por la noche a “La Antigua Ferrería”, y decidimos cenar allí pues estábamos cansados del viaje.  La especialidad de la casa es el cordero, así que pedimos unas croquetas de cordero que tenían una masa suave y no eran muy pesadas, además pedimos una cecina con foie que era lo que más nos gustó. Todo regado con vino de la zona y probamos la cerveza artesanal de la zona “Palax”, que no termino de gustarnos, se nota que la zona es vinícola principalmente.


Libreria de la Casa rural y vistas


A la mañana siguiente nos despertamos con tranquilidad y desayunamos en la casa rural, el desayuno estaba incluido.  El primer destino fue el museo del vino de la bodega Dinastía Vivanco, hicimos el tour guiado por los viñedos y nos explicaron todo el proceso mientras íbamos por las diferentes estancias. Después de la visita por la bodega entramos en el museo donde hay una gran colección de objetos relacionados con la cultura del vino, desde tinajas ceremoniales del Dios Baco, hasta una gran colección de sacacorchos de todas las épocas. 

Tinos de fermentación
 El resto del día lo pasamos visitado los pueblos de los alrededores Nájera, Cenicero… y las diferentes bodegas que hay por toda la zona. En especial la bodega de Marqués de Riscal diseñada por Frank Gehry.

Al volver a la Antigua Ferrería nos dimos un baño en la piscina y nos quitamos todo el calor que habíamos acumulado durante el día y nos fuimos a cenar a Ezcaray, donde hay una zona de bares donde se puede cenar de tapas con unas copas de vino, ciertamente recomendable.

El regreso lo hicimos con calma parándonos en Santo Domingo de la Calzada, de especial interés su catedral y toda la zona centro peatonal, que ha sido rehabilitada hace poco. Para comer paramos en Milagros, donde dicen que se encuentran los mejores torreznos de toda la A1, en el Lagar de Milagros, que se encuentra en una gran área de servicio cerca de la carretera.