sábado, 4 de agosto de 2012

 El pasado Domingo día 2 de Agosto, acudí con mi familia al evento "Kids at the Movies" con motivo del reciente estreno de Madagascar 3. Para quien no sepa de qué va este tipo de eventos que se organizan en los cines Kinépolis (en este caso, el de Madrid-Pozuelo), consiste en una serie de juegos y animaciones previas a la proyección de la película. Se realizan los domingos siguientes al estreno de la película infantil de turno y son en horario de mañana, (10:30 empezaba el "sarao")





La verdad es que iba con el ánimo de ver simplemente alguna "performance" previa a la proyección en la propia platea del cine del tipo "me voy a disfrazar de león y decirle hola a los niños". Pero he de decir que superaron ampliamente mis expectativas.
El cine Kinépolis de Madrid, a la altura de la sala de cine numero 25, tiene un gran y espacioso hall, el cual se cierra en exclusiva a las personas que han comprado entrada para esta sesión especial "Kids at the Movies". En el control de acceso se regala a cada niño una bolsa que contiene merchandasing de la película, juegos e incluso golosinas o productos dirigidos a un público infantil (chocolatinas, etc.)


Después del control pude encontrar varias mesas para niños preparadas con blocs de dibujo y las pinturas necesarias para pasar un buen rato dibujando. Al lado de estas mesas, se encontraban los animadores disfrazados de payasos que a quien quería (niño, por supuesto), le pintaban la cara con el motivo que ellos prefirieran. De esta manera, pude ver a muchos niños pintados de león, princesas, personajes de cuentos, etc.

Enfrente se situaba un escenario con música donde varias animadoras bailaban con todo niño (y padre, que los había) que se atreviera a bailar las canciones mas conocidas y veraniegas del momento. Al principio la gente estaba muy tímida, pero poco a poco se fuer animando.

En las partes mas alejadas del hall se montaron varios castillos inflables que hicieron las delicias de los niños, que no paraban de saltar y jugar.

Mientras tanto, los padres podían deleitarse y esperar a que los niños pararan de jugar en la barra improvisada de bar montada para ellos y donde se servia café (y sólo eso, ¿eh?).



Por último, otra de las atracciones era el "fotocall" montado para la ocasión donde los niños, solos o acompañados por sus padres, podían posar y cuya imagen era proyectada posteriormente en la pantalla gigante de cine antes de la película y mientras se realizaba los sorteos de los regalos (para los que en la entrada al evento rellenabas una tarjeta con tus datos para poder entrar en concurso) cedidos por diferentes patrocinadores del evento y la distribuidora de la película. ¡¡y a mí me toco uno!!






Y todo ello aderezado con las mascotas de la película (por ejemplo el pingüino "Skipper") con las que te podías fotografiar o  personas dedicadas a realizar formas con los globos de aire que luego regalaban a los niños convertidos en espadas, jirafas, cascos, etc.

En definitiva, me gustó mucho la experiencia y sobretodo porque no me esperaba un despliegue tan grande de atracciones y divertimentos que se hizo para los más pequeños. Otra de las cosas buenas es que el precio de la entrada no varía y sigue siendo el habitual de cualquier sesión (8,5€ por Internet).

Por poner un contra… el madrugar, ya que la sesión es única y todo comienza a las 10:30 h. de la mañana, aunque la película se proyecta a las 12:00 h. Si quieres estar desde primera hora, tendrás que sacrificar el levantarte tarde un domingo, que siempre se agradece. Pero quedaras recompensado por la sonrisa de tus hijos.

Por Javier Bao